Remise des Palmes académiques à MM. Diego CAICEDO et Fabian SANABRIA

Le 30 novembre, Monsieur l’Ambassadeur de France en Colombie Jean-Marc Laforêt a remis les palmes académiques à Messieurs Diego CAICEDO et Fabian SANABRIA. M.Sanabria a également reçu l’Ordre national du Mérite.

Retrouvez le discours de Monsieur l’Ambassadeur lors de la remise des palmes académiques à Monsieur Diego CAICEDO (en espagnol) :

Señores condecorados,
Señor Coordinador regional de la Agencia para la enseñanza francesa en el exterior,
Señora Rectora del Liceo francés Louis-Pasteur,
(…)
Señoras, Señores,
Queridas amigas, Queridos amigos,

Cada ceremonia de entrega de las Palmas Académicas es la oportunidad de rendir homenaje a mujeres y a hombres que se dedican a la loable causa de la educación y de la formación de los jóvenes y que, debido a su obra y a su entrega, merecen un especial reconocimiento de mi país.

Las Palmas Académicas constituyen una de las distinciones más antiguas y prestigiosas otorgadas en Francia. Pueden aspirar a ellas, además de los miembros de la academia que eran al origen los únicos beneficiarios, el personal docente, francés o extranjero, y también todos aquellos que se interesan por la juventud y por los aspectos educativos.

Ya no honoran únicamente la función ; son una recompensa a los servicios prestados.

Me honra condecorar esta noche, en su presencia, al Señor Diego CAICEDO que es un ejemplo de entrega y de compromiso con la vida de nuestro liceo.

Su compromiso inicia hace más de 40 años, cuando en 1971 es nombrado miembro del Primer Consejo Estudiantil. Bachiller en 1972, comienza sus estudios de derecho en una de las universidades más francófona y más francófila de Colombia : la Universidad del Rosario, uno de los principales socios de nuestra cooperación.
Obtiene con mucho talento su diploma de abogado en 1977 y dos años después se casa con la señorita Carmen Serrano, también ex alumna del liceo.

En 1982 se convierte en miembro de la muy dinámica Asociación de ex alumnos del liceo, de la cual es aún miembro activo.

Los años pasan : alumno, ex alumno… el Señor Caicedo pronto se convierte en padre y es elegido Presidente de la Asociación de padres de familia para el periodo 2002-2004.

El y su esposa pueden estar orgullosos de la trayectoria de sus tres hijos. Alumnos brillantes, dos de ellos obtuvieron becas de excelencia.
El más joven, Alejandro, cursa actualmente segundo año de clase preparatoria en el liceo Louis-Le-Grand y el mayor, Juan-Sebastián, que obtuvo la nacionalidad francesa, trabaja en un importante establecimiento financiero francés.
El señor Caicedo también tiene una hija, Maria-José, psicóloga como su madre y que tiene una licencia de la Universidad de Los Andes y un post grado de la Universidad de Salamanca.

El señor Caicedo también está comprometido con la Federación de Asociaciones de Padres de Familia en el Exterior, socio importante dentro de nuestra red de establecimientos escolares. Fue miembro del Consejo de Administración de esta asociación de 2003 a 2007.

Nada le hace olvidar nuestro liceo que ocupa el corazón de su compromiso ciudadano. Miembro de la Fundación, es desde 2002 regularmente elegido miembro del Consejo de Administración del liceo.
Brinda –de manera desinteresada- su sabia asesoría de abogado a nuestro establecimiento.

Como cualquier distinción, las Palmas Académicas son ante todo un reconocimiento, una muestra de consideración.

Usted es, querido Señor Caicedo, un ejemplo notable y estoy orgulloso de condecorarlo esta noche.

A través de Usted se recompensa todo el conjunto de actores del mundo de la educación que trabajan en pro de la buena marcha de nuestro liceo.

Cada uno de ustedes, responsables administrativos y pedagógicos, profesores, padres de familia y miembros de las diferentes asociaciones, contribuye a la buena marcha de nuestra institución.

Como todos lo saben, cualquier distinción implica deberes de ejemplaridad individuales y colectivos :
- deber de proseguir la tarea educativa tan importante para todos ustedes,
- deber de contribuir cada vez que sea posible, en las actividades colectivas,
- deber de solidaridad mediante la transmisión del saber y la demostración de sus valores.
Usted, señor Caicedo, lo hace todos los días y se lo agradezco.

Sienta orgullo de la distinción que le entrego hoy, querido Señor Caicedo, y ¡siga alimentando la pasión que lo alienta !

Su acción, nunca cesaré de repetirlo, es hoy más indispensable que nunca para la educación de nuestros niños.

Le agradezco mucho.

« Diego Caicedo, au nom du Gouvernement de la République, nous vous faisons Chevalier de l’Ordre des Palmes académiques. »

Retrouvez le discours de Monsieur l’Ambassadeur lors de la remise des palmes académiques et de l’Ordre national du Mérite à Fabian SANABRIA :

Nuestro segundo condecorado de esta noche, el Señor Fabián SANABRIA, caballero de la Orden de las Palmas Académicas desde 2010, va a ser nombrado caballero de la Orden nacional del Mérito.

¡Hombre feliz y paciente, hoy va a recibir sus dos distinciones !

Quiero aprovechar esta ceremonia para recordar el origen de esta condecoración que fue creada en 1963 por el General de Gaulle : él deseaba, mediante esta distinción, consolidar la unidad nacional cinco años después de la fundación de la Quinta República. Sobre todo, quería crear una forma de adhesión al espíritu de la República y de la patria.

El General de Gaulle atribuyó tres objetivos a la Orden nacional del Mérito :

-  Señalar el dinamismo de la sociedad.

La Orden nacional del Mérito tiene la vocación de acoger generaciones más jóvenes cuyo valor no depende de la edad. Tiene la función de estimular las energías individuales, de federar todas las voluntades y de recompensar la innovación y la participación en la proyección de Francia.

-  Servir de ejemplo.

La Orden es como una forma de elogio para que cada uno dé lo mejor de sí mismo y para que la comunidad de condecorados en su conjunto represente el espíritu cívico francés.

-  Reconocer la diversidad.

La Orden del Mérito encarna la diversidad de la sociedad francesa, sus culturas, sus orígenes sociales, sus nuevos sectores económicos (tecnologías, comunicación, telecomunicaciones, etc.) Reconoce el compromiso de las nuevas generaciones. La Orden nacional del Mérito garantiza una verdadera igualdad de acceso a ella para que cualquier ciudadano meritorio, sin importar su lugar en la sociedad, pueda obtener el reconocimiento de la nación.

Su trayecto, querido Fabián, representa estas tres dimensiones y me enorgullece sobremanera condecorarlo esta noche.

Señor Sanabria, doctor desde 1999 egresado de la prestigiosa Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de Paris, inició su carrera profesional en la Universidad de la Salle en 1994 antes de unirse como joven profesor de sociología a la Universidad Nacional a principios del año 2000.

El recorrido de Fabián Sanabria es impresionante. En poco más de 20 años, ha escrito más de 50 artículos, participado en la redacción de unas diez obras que lo convierten en un científico de renombre internacional.

Habría podido detenerse allí… pero este intelectual con una fascinación por Bourdieu y alumno de Marc Augé quiso comprometerse en servir aún más la universidad y su país.

Fue director del departamento de sociología, decano de la facultad y el 18 de noviembre de 2011 fue nombrado a la cabeza del prestigioso Instituto colombiano de Antropología e Historia, el lCANH. Va a dirigir el destino de esta venerable institución hasta junio de 2014. Pero no crean que desde ese día él duerma sobre sus laureles o que haya preferido “retirarse” a la torre de marfil del investigador. Al mismo tiempo emprende la batalla para la Presidencia de la Universidad Nacional.

No se logró ; pero se necesitaría mucho más para desanimarlo.

Pues Fabián Sanabria es un visionario… Él sabe más que el común de los mortales gracias a sus trabajos sobre las apariciones divinas como reza el título de su disertación de DEA (“Las Apariciones de la Virgen en Latinoamérica : un ejemplo de las recomposiciones del creer en la modernidad”) sustentada en la Sorbona en 1996, o de su obra « La Virgen se sigue apareciendo : un estudio antropológico » publicada en 2004 por la editorial de la Universidad Nacional.

Desde 2004, Fabián Sanabria, director de la cátedra de estudios colombianos “Antonio Nariño”, dicta para los estudiantes de doctorado de Paris 3, un seminario sobre las “condiciones socio-culturales del proceso de Paz en Colombia”.

Intelectual comprometido y lúcido, Fabián Sanabria es optimista por voluntad y por necesidad. Siempre ha sido un ardiente defensor del proceso y de los Acuerdos de Paz con los grupos insurgentes de Colombia.

No se equivocó y me complace poder celebrar próximamente con él, y con todo el pueblo colombiano, el fin de un conflicto que ha durado demasiado.

Querido Fabián, Usted es un ejemplo y merece plenamente el reconocimiento de la República en presencia de sus allegados.
Es un orgullo para Usted que recibe esta recompensa, es un orgullo para sus allegados, es un orgullo también para toda la comunidad colombiana.

« Fabian Sanabria, au nom du Gouvernement de la République, nous vous faisons Chevalier de l’Ordre des Palmes académiques. »

« Fabian Sanabria, au nom du Président de la République, nous vous faisons Chevalier de l’Ordre national du Mérite. »

Retrouvez les photos de la cérémonie à la Résidence de France :

publié le 09/12/2015

haut de la page