Propuestas de Francia sobre el clima


TRIBUNA CONJUNTA DEL MINISTRO DE ESTADO, MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES Y EUROPEOS, ALAIN JUPPÉ,
Y DE LA MINISTRA DE ECOLOGÍA, DESARROLLO SOSTENIBLE, TRANSPORTES Y VIVIENDA, NATHALIE KOSCIUSKO-MORIZET,
EN EL PERIÓDICO « LE MONDE »

(Paris, 8 de diciembre de 2011)

PROPUESTAS DE FRANCIA SOBRE EL CLIMA

Los mensajes son claros, convergentes y alarmantes : el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático pone de relieve el aumento de la frecuencia de los fenómenos climáticos extremos - inundaciones, sequías o ciclones.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente recuerda que los esfuerzos de los Estados no permitirán limitar a dos grados el aumento de la temperatura media del planeta, de aquí a finales del siglo. Si no se emprenden acciones decisivas en los próximos cinco años, la Agencia Internacional de la Energía prevé un aumento de la temperatura de unos tres grados, pudiendo ir hasta seis grados.

Un aumento medio de seis grados correspondería a un incremento de diez o veinte grados en ciertas latitudes. Probablemente, provocaría un aumento del nivel del mar de varios metros, sería responsable des desplazamiento de poblaciones en proporciones imprevisibles debido a catástrofes climáticas y constituiría una amenaza para la seguridad alimentaria de millones de personas.

Las emisiones mundiales de gas con efecto invernadero han alcanzado niveles récord en los países industrializados, pero también, cada vez más, en las economías emergentes. Por último, la crisis económica parece haber eclipsado la importante negociación internacional que se inicia hoy en Durban.

Aunque grandes países, como Francia y sus socios europeos, han adoptado verdaderas políticas de lucha contra el calentamiento climático y ciertos países emergentes han comprendido la importancia de este reto y mejorado su eficacia energética, cada uno lucha solo pese a que estos fenómenos sobrepasan las fronteras. Sin una acción internacional resuelta e inmediata, todos pagaremos el precio de la indecisión. El presidente de las Maldivas, que recibimos en París en octubre, fue muy elocuente al respecto : « Con la Naturaleza no se negocia. »

Francia, con sus socios europeos, está decidida a hacer todo lo posible para evitar el fracaso anunciado de Durban. Estamos dispuestos a prolongar los compromisos del Protocolo de Kioto, que tocará a su fin este año, si la comunidad internacional está dispuesta al mismo tiempo a adoptar un nuevo acuerdo, jurídicamente apremiante.

Para estar a la altura de estos retos, el acuerdo deberá implicar a las principales economías y fijar como objetivo la división por dos de las emisiones mundiales de aquí a 2050.

Francia desea apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo, particularmente los más vulnerables, como se comprometió a hacerlo en Copenhague. La Unión Europea ya ha cumplido sus promesas y ha invertido más de 4.600 millones de euros desde 2010 para financiar la lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo.

Francia desea ir más lejos para financiar las inmensas necesidades que requiere la lucha contra el cambio climático. La presidencia francesa del G20 incluyó entre sus prioridades la implementación de un impuesto sobre las transacciones financieras.

Esta financiación deberá complementarse con otras iniciativas, como la instauración de un precio del carbono para las emisiones del transporte marítimo y aéreo internacional, o el desarrollo de los mercados del carbono, como lo hacen ya o prevén hacerlo China, India, o Australia.

Con este fin, estaremos presentes en Durban, abiertos al diálogo, pero determinados./.

publié le 15/04/2015

haut de la page