París acoge las mejores exposiciones de 2013


PARÍS ACOGE LAS MEJORES EXPOSICIONES DE 2013

JPEG

Los museos de París se mantienen al más alto nivel en 2013 entre grandes retrospectivas y un amplio abanico de temáticas en sus muestras. Marc Chagall, Georges Braque, Marie Laurencin o la magia de los cuentos de las mil y una noches marcan los momentos álgidos de una fecunda temporada.

Desafiando el recorte presupuestario, el programa de las grandes exposiciones de 2013 es especialmente denso y variado. Para los apasionados del arte antiguo, moderno o contemporáneo, de pintura, escultura o fotografía, he aquí un recorrido por algunas de las exposiciones que no hay que perderse.

- Los misterios de Oriente
En el Instituto del Mundo Árabe se puede admirar hasta el 28 de abril una fastuosa presentación de 350 obras que los cuentos de las mil y una noches han inspirado en todas las variantes artísticas: música, teatro, pintura, literatura, ópera y cine, fotografía o moda.

Sumergido en una semi penumbra, transportado por la voz de los cuentos, al ritmo de las noches que se van sucediendo, el visitante descubre manuscritos antiguos, esculturas, cuadros inéditos y objetos de decoración que le guían para comprender esta obra maestra de la literatura mundial, un nexo excepcional entre Oriente y Occidente.

El maravilloso texto en árabe de origen persa e indio cuyos autores siguen siendo anónimos, fue traducido por primera vez en francés por Antoine Galland en el siglo XVIII. La muestra recorre la historia de este volumen de cuentos mágicos, su universo de viajes y ensoñaciones que hace soñar desde hace siglos: Sherezade la maravillosa cuentacuentos, símbolo de la palabra emancipadora y del conocimiento, Aladino y su lámpara mágica, Simbad el marino y otros tantos personajes legendarios que pueblan nuestro imaginario. También se puede admirar un dibujo de Picasso en el que el pintor muestra a Sherezade o ver extractos de la película de Pasolini de 1974.

- De la Rusia zarista a Saint-Paul de Vence
El museo de Luxemburgo despierta el mayor interés con el inclasificable Marc Chagall, del 21 de febrero al 21 de julio de 2013 con la muestra Entre guerra y paz, un tema original que permite abordar la obra del pintor desde una nueva perspectiva: su experiencia personal de la guerra y de la paz llevada a su arte. Marc Chagall (1887-1985) vivió una revolución, dos guerras, dos exilios y convivió con los grandes artistas de su tiempo.

El conjunto de cien obras aquí recogidas traza la vida de este bielorruso, sus recuerdos, sus encuentros y sus viajes, a través de cuatro temas: los años rusos, el periodo de entreguerras en París, el exilio en Estados Unidos y la posguerra en el sur de Francia. Sus pinturas, dibujos y grabados llevan la huella de todos estos dramas, una gravedad emerge de su creación, pero también una cierta felicidad. Las últimas obras evocan la serenidad y la paz por fin logradas en las que el pintor sumerge a sus personajes y flota con ellos en el espacio de fusión del color. Esta serenidad alcanza su punto álgido en La Danse, auténtico himno a la alegría que retoma las principales figuras del universo de Chagall.

- “La musa inspirando al poeta”

El museo Marmottan Monet colma a los aficionados del arte impresionista con un vibrante homenaje a Marie Laurencin (21 de febrero al 30 de junio). Esta exposición, que reúne unas 90 obras, es la primera que se organiza en un museo francés. Musa de Guillaume Apollinaire, amiga de Braque y de Picasso, figura vivaz de los felices años veinte, Marie Laurencin es una de las pintoras más célebres del siglo XX. En 1907 se sumó al círculo de artistas que frecuentaba el Bateau-Lavoir, famoso lugar de residencia y de reunión de numerosos artistas en París.

Gran parte de las obras reunidas para la muestra proceden de la colección que los mecenas japoneses Takano y su hijo le han dedicado desde hace más de treinta años. La exposición desvela un amplio panorama de la obra de la artista, un universo suave y tierno de sutiles gamas de colores en semitonos y sus toques planos tan característicos de su obra. El mundo poético que ofrece, poblado de amazonas y de palomas y su elegancia femenina merecen el máximo reconocimiento. A Laurencin, también retratista, le gustaba pintar a mujeres y aglutina una treintena de autorretratos para la posteridad. Muy apreciada en el extranjero, Marie Laurencin encarna con delicadeza e inspiración este estilo francés que seduce especialmente a los aficionados en Europa y en Estados Unidos.

- “Sólo hay una cosa valiosa en el arte: las cosas que no se pueden explicar”

Una amplia retrospectiva de la variada obra de George Braque, el gran maestro francés del cubismo, se celebrará en el Grand Palais de París entre el 18 de septiembre de 2013 y el 6 de enero de 2014. Todos los periodos de su creación están presentes, desde el fauvismo hasta la última obra, que culmina en las series deslumbradoras de los grandes talleres y de los pájaros. Reconocido en todo el mundo como uno de los principales pintores del siglo XX, también fue muy apreciado por sus cualidades humanas y su personalidad cautivadora. Braque se muestra tanto en el registro del paisaje y de la naturaleza muerta como en el retrato y la escena de interior.

El recorrido de la exposición se centra en los momentos clave del trabajo excepcional del artista, como el cubismo, las canéforas de los años veinte o los últimos paisajes que admiraba Nicolas de Staël. La muestra reúne las obras álgidas y las diversas temáticas que abordó el pintor: canéforas, veladores y talleres. Esta ambiciosa exposición también aborda otras perspectivas: su colaboración con Picasso durante el cubismo; la estrecha relación de su arte con la música y su proximidad a Erik Satie; su complicidad con poetas como Pierre Reverdy, René Char y Francis Ponge y figuras intelectuales determinantes de su tiempo como Jean Paulhan o Carl Einstein. Una parte de la muestra se dedica a la obra de Georges Braque vista por los fotógrafos Man Ray, Doisneau y Cartier-Bresson.

- Ingresos económicos importantes

Una vez más, los museos franceses alcanzan récords de visitas y París sigue siendo una de las principales capitales culturales con unos 44 millones de visitantes en 2011, un incremento del 5,5% respecto a 2010. Algunas exposiciones reciben a más de 7.000 visitantes diarios. El Louvre, el museo de Orsay y el museo del Quai Branly son los principales beneficiarios de este alza. Conviene apuntar la buena recuperación de las visitas estadounidenses y la presencia cada vez mayor de visitantes de los países emergentes. La cultura no conoce la crisis.

Annik Bianchini

publié le 27/02/2013

haut de la page