La Resolución del CSNU constituye una piedra esencial en la construcción del edificio de la paz en Colombia

Sr. Presidente,

Sr. Ministro, cuya presencia ilustra la importancia de nuestra reunión esta mañana:

Francia celebra con mucho entusiasmo la adopción unánime de la Resolución 2307: una resolución que es una etapa mayor y un pilar para la construcción de una paz histórica en Colombia.

Esta resolución establece en efecto el tamaño, los aspectos operacionales y el mandato de la misión de las Naciones Unidas creada por este Consejo, con el fin de observar y verificar el respeto del acuerdo del cese al fuego entre el Gobierno colombiano y las FARC, así como la entrega de armas por parte de estas últimas, de acuerdo con las disposiciones del acuerdo firmado el pasado 23 de junio en La Habana.

Esta nueva resolución del Consejo, para la cual agradezco la pluma británica, permitirá a la misión proseguir su despliegue in situ a la brevedad posible, con el objeto de ser plenamente operacional en el momento de la entrada en vigor del acuerdo. La resolución concluye un proceso de planificación y preparación ejemplar, durante el cual las Naciones Unidas habrán tomado el conjunto de medidas necesarias para responder con éxito al llamamiento conjunto que hicieron las partes de verse apoyadas en la puesta en marcha de su acuerdo de paz. Francia se congratula particularmente y una vez con mucho entusiasmo por ello.

Unos días después de la celebración del acuerdo de paz global y definitivo entre el Gobierno colombiano y las FARC ─que abre el camino a la resolución de un conflicto de más de 50 años─ la adopción de esta resolución pone así de manifiesto que nuestra Organización, y de manera más concreta este Consejo, estuvieron a la altura de las expectativas que se habían puesto en ellos. La resolución ilustra una vez más la importancia de las Naciones Unidas como protagonista central, legítimo y de confianza para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, por todas partes en el mundo.

Francia felicita de nuevo al Presidente Santos, que tuvo el coraje y la clarividencia de lanzar negociaciones con las FARC en 2012. Francia celebra también el papel desempeñado por los Estados garantes de este acuerdo, Cuba y Noruega, así como el de los Estados acompañantes: Chile y Venezuela.

Aprovecho esta ocasión para recordar que Francia se encuentra, a título nacional, al lado del pueblo colombiano para apoyarlo en su camino histórico hacia la paz. Además del trabajo realizado en este Consejo, seguiremos también apoyando el proceso de paz a título bilateral, contribuyendo en particular tanto al financiamiento del desarrollo rural y al desminado, como en la Unión Europea, que desempeñará también un papel importante en la puesta en marcha de este acuerdo.

La Resolución que acabamos de adoptar constituye una de las últimas piedras, esencial, en la construcción del edificio de la paz en Colombia. Corresponde al pueblo colombiano terminarlo, en el marco del plebiscito previsto el próximo 2 de octubre. Francia seguirá movilizándose con determinación para que el proceso de paz en Colombia sea un éxito. Un éxito por supuesto para Colombia y el pueblo colombiano en primer lugar. Pero ya también un éxito para las Naciones Unidas.

Muchas gracias.

publié le 15/09/2016

haut de la page