Guía de la libertad asociativa en Colombia

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos francés publica por primera vez , en mayo de 2007, una obra que recapitula la situación de los Derechos Humanos en el mundo así como la diplomacia francesa la evalúa: la "Guía de la Libertad asociativa en el Mundo - 183 legislaciones analizadas". Aquí encontrarán la parte referente a Colombia.

Guía de la libertad asociativa en Colombia

1. Marco jurídico

La Constitución colombiana en su artículo 38 dispone: « Está garantizado el derecho de libre asociación para el desarrollo de las actividades realizadas en sociedad ».

El artículo 103 precisa que « el Estado contribuirá a la organización, promoción y formación de asociaciones profesionales, cívicas, sindicales, comunitarias, de jóvenes, de beneficencia o de utilidad común no gubernamentales, sin atentar contra su autonomía, y con el fin de que éstas constituyan mecanismos democráticos de representación en las distintas instancias de participación, concertación, control y vigilancia de la gestión pública existentes».

2. Derechos de las asociaciones

Las asociaciones colombianas ya no tienen la obligación de obtener un acto administrativo de reconocimiento de la personería jurídica. Los decretos 2150 de 1995 y 427 de 1996 precisan que a partir de la fecha sólo es necesario inscribirse en los registros públicos nacionales ante las cámaras de comercio locales y éste en las mismas condiciones que cualquier sociedad comercial (mismas tarifas y mismos trámites administrativos).

El expediente de inscripción requerido debe contener: nombre, identificación de los administradores y representantes legales; nombre, identificación y domicilio de las personas asociadas; nombre de la entidad y su sigla (facultativo); tipo de personería jurídica de la entidad (asociación, corporación, fundación, etc.) ; domicilio de la entidad ; objetivo de la entidad ; monto del patrimonio y forma como se realizan los aportes ; organización administrativa de la entidad así como los poderes de los cuales goza su representante legal ; la periodicidad de las juntas ordinarias (reuniones corrientes) ; el tiempo de vigencia de la entidad así como las causas de disolución ; el procedimiento de disolución de la entidad ; y los derechos y deberes de los revisores fiscales (si el cargo está previsto en la ley o en los estatutos).

El decreto 427 de 1996 extiende esta obligación de inscribir en los registros a un gran número de tipos de asociaciones. Es particularmente el caso para todas las asociaciones, corporaciones, fundaciones e instituciones « de utilidad común », ya se trate de organismos corporativos, de beneficencia, profesionales, sociales, democráticos, cívicos y comunitarios o de ayuda a los más necesitados. Al contrario, algunas organizaciones no están obligadas a inscribirse en los registros, entre las cuales se encuentran: los sindicatos, los partidos políticos y las personas jurídicas extranjeras de derecho privado sin ánimo de lucro que desarrollan actividades permanentes en Colombia a través de antenas (ver 6 infra).

De conformidad con este mismo decreto, algunas entidades sin ánimo de lucro, tales como instituciones de educación superior, iglesias, sindicatos, partidos políticos y entidades del sector de la salud deben simplemente darse a conocer ante las autoridades competentes (ministerios correspondientes, Superintendencias, etc.).

La adhesión de un extranjero a una organización colombiana no representa mayor problema.

3. Otras formas jurídicas

El Código Civil colombiano, en su artículo 633, no distingue sino dos tipos de personerías jurídicas, las « corporaciones » y las « fundaciones de beneficio público ».La doctrina y la jurisprudencia han sin embargo ampliado el término de « fundaciones de beneficio público » a todas las entidades de utilidad pública y de interés social que obran en el campo científico, artístico, literario, educativo, deportivo, religioso, humanitario, etc.

Las corporaciones, cooperativas, sindicatos y otras formas de asociación no han adquirido en Colombia un estatuto particular y permanecen sumidas al mismo régimen jurídico que las asociaciones.

4. Régimen Fiscal

De manera general, y de conformidad con el artículo 19 del « estatuto tributario », las corporaciones, fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro están sometidas al impuesto sobre las sociedades con régimen especial. Este impone el pago del 20% del excedente neto del año fiscal correspondiente.

Sin embargo, según el decreto 4400 de 2004, los organismos sin ánimo de lucro cuya actividad se refiera al campo de la salud, del deporte, de la educación, de la cultura, de la investigación científica o tecnológica, o del desarrollo social están exentas de impuestos si los excedentes financieros recaudados durante el año en curso son reinvertidos en el año siguiente.

Finalmente, el artículo 23 del mismo « estatuto tributario » da la lista de las entidades que no están en ningún caso sometidas al pago del impuesto: entre otros, los sindicatos, las instituciones de educación superior reconocidas por el Estado, las asociaciones de padres de familia, los hospitales, las asociaciones religiosas o políticas y las asambleas de defensa civil.

5. Reconocimiento de utilidad pública

En Colombia no existe un procedimiento para que organismos sin ánimo de lucro sean reconocidos como de utilidad pública.

6. Asociaciones de derecho extranjero

Las asociaciones de derecho extranjero deben dirigirse al Ministerio del Interior y de Justicia para abrir una oficina, una delegación o una representación en Colombia. Para obtener la personería jurídica, éstas deben presentar una copia autenticada de los siguientes documentos : acta de la constitución del organismo debidamente registrado ante la autoridad competente del país de origen ; acta de la Asamblea General del organismo con el nombre de los miembros de la Junta Directiva y de su representante legal ; los estatutos del organismo en los cuales deben figurar el nombre del organismo, el domicilio, los nombres de los representantes legales así como las duraciones de su mandato ; el poder general acordado al representante legal para Colombia así como a su apoderado.

Una vez obtenida esta inscripción, se debe dirigir una carta al secretario general del ministerio en la cual se solicita el registro de la entidad y de su representante legal. El estudio de la solicitud efectuado por el ministerio dura alrededor de 15días hábiles. Si la solicitud es aceptada, la entidad obtiene un recibo de matrícula y de reconocimiento de la personería jurídica.

7. Relaciones Estado / mundo asociativo

Desde las reformas de 1995 y 1996, los despachos municipales de personas jurídicas se consagran cada vez más a sus responsabilidades de control (respeto de las obligaciones contables, control que el objeto de la asociación no sea desnaturalizado, examen del funcionamiento regular de las instancias dirigentes instituidas por los estatutos).

Esto sin embargo no ha impedido una serie de escándalos (compra de votos, desviación de fondos). Los vínculos entre asociaciones y poderes públicos son escasos. Los fondos de subvención previstos por la ley y cuyo empleo se dejaba a discreción de los electos locales fueron eliminados en 1991. Las subvenciones del Estado son por lo tanto excepcionales.
Es la justicia, llamada por los servicios municipales o como resultado de investigaciones abiertas por la Fiscalía, la que se pronuncia sobre la conveniencia de disolver una asociación. En el clima de violencia que reina en Colombia desde hace muchos años, se observa que las personas del sector asociativo son particularmente el blanco de los autores de amenazas, intimidaciones, secuestros y asesinatos.
La representante especial de la Secretaría General de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los Derechos Humanos indica, en su informe de marzo de 2006, que los miembros y responsables de sindicatos, de asociaciones indígenas, de cooperativas y federaciones agrícolas y de asociaciones de defensa de los Derechos Humanos son los blancos preferidos de numerosos actos de este género.

8. Características principales de la vida asociativa

Existirían cerca de 40.000 asociaciones sin ánimo de lucro (8.000 en Bogotá) cuyas actividades abarcan múltiples campos. En la actualidad existen 191 asociaciones internacionales inscritas ante el ministerio ; la mayoría de éstas operan en el sector social: ayuda humanitaria, cooperación para el desarrollo, adopciones, etc.

La gran mayoría de las asociaciones, fundaciones y corporaciones tienen un fin humanitario y social, en particular a beneficio de la infancia desamparada o desheredada (hogares de albergue, sostenimiento escolar, ayuda médica), de las mujeres cabeza de familia, de los discapacitados o de las personas desplazadas por la violencia que golpea al país.

Más recientemente, algunas etnias indígenas del centro del país se han constituido igualmente en asociaciones y corporaciones para defender sus derechos.
Las asociaciones o clubes deportivos, sobre todo en el sector del fútbol y con un régimen fiscal particular, forman otro sector de la vida asociativa.

9. Direcciones útiles

- Cámara de Comercio de Bogotá-* Avenida el Dorado 68D-35

- Coldeportes

- Confederación colombiana de Cámaras de Comercio (CONFECAMARAS)

- Confederación colombiana de ONG

- Departamento Nacional de Cooperativas

  • Cra 10A No 15-22
  • Bogotá

- Ministerio del Interior y de Justicia

- Ministerio de Relaciones Exteriores

  • Palacio de San Carlos
  • Calle No 5-51
  • Bogotá
  • Tel: (+57) (1) 566 20 08
  • Fax: (+57) (1) 566 64 44
  • Página Web: www.minrelext.gov.co

publié le 22/04/2008

haut de la page