"Francia quiere ser un socio de primera línea"

"Francia quiere ser un socio de primera línea"

Publicado por El Tiempo el 23/02/2013
Por: María Fernanda González

JPEG

Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores de ese país, inició ayer una visita oficial con el fin de estrechar las relaciones. EL TIEMPO lo entrevistó en París.

"Lui c’est lui, moi c’est moi" (“El es él y yo soy yo”); con estas palabras tan actuales para la coyuntura colombiana, el actual canciller de Francia, Laurent Fabius, tomó distancia de la simpatía que guardaba el presidente François Mitterand hacia Cuba, cuando él era su primer ministro.

Famoso por ‘marcar’ con frases ingeniosas las más álgidas coyunturas políticas de su país, ayer aterrizó en Colombia un hombre que, además de ser la cabeza de la política exterior francesa, es un político con una trayectoria impresionante.

A los 31 años fue alcalde; a los 32, diputado; a los 35, ministro; a los 37, primer ministro y a los 40, presidente de la Asamblea Nacional.

Hijo de inmigrantes, de padre judío y madre estadounidense, estudió letras y paralelamente se graduó del Instituto de Estudios Políticos de París. Milita en el socialismo desde 1974 y algunos lo consideran el líder de la corriente más liberal en el seno de ese partido. Y su grupo mantiene la presidencia de la Asamblea Nacional.

Fabius llega a Colombia en el marco de su primera gira oficial por América Latina como canciller, un periplo que comenzó el jueves en Perú, que luego lo llevó a Panamá y que ahora tendrá su etapa más extensa en Colombia (ver ‘Empezó por Cartagena’).

Antes de partir de París, el canciller francés publicó una columna en el diario Le Figaro, donde subrayó que su objetivo es “relanzar las relaciones” con nuestra región, lo que, tras exaltar los progresos sociales, políticos y económicos de América Latina en los últimos años, calificó de “objetivo mayor” de la política exterior francesa.

Su visita se produce a pocos días de la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE), Perú y Colombia –el próximo primero de marzo–, lo cual sin duda permitirá dinamizar las relaciones económicas. Pero a Francia también le interesa mejorar el diálogo sobre los grandes temas multilaterales; en particular, las amenazas transversales, como el cambio climático, y aumentar los niveles de la cooperación institucional, científica y universitaria, especialmente en sectores estratégicos como el transporte y las infraestructuras.

1 - Europa siempre ha sido un modelo para América Latina, desde el punto de vista político, social y por lo que se refiere al respeto de los derechos humanos y a su integración: ¿Qué puede esperar hoy A. Latina de una Europa en crisis?

Si bien Europa tuvo que enfrentar retos importantes, ha sabido reaccionar, adoptando medidas que le han permitido preservar la integridad de la zona euro. Es cierto que el crecimiento aún es demasiado bajo, pero desde Francia pensamos que es necesario buscar fórmulas para conciliar mejor seriedad presupuestal y crecimiento. En todo caso, no hay que olvidar que Europa sigue siendo el primer mercado del mundo y posee un capital en conocimientos, investigación e innovación que es absolutamente excepcional. No cabe duda de que Europa es un socio de primera importancia para América Latina en materia de inversión, formación, transferencia de tecnología y desarrollo de infraestructuras. Y, además, Europa es el primer inversionista en la región, con 330.000 millones de euros en existencias. Además, estas inversiones y estas asociaciones se distinguen por su calidad a escala social y ambiental. La cooperación entre nuestras dos regiones cubre un conjunto de ámbitos muy extenso, como pudo ilustrarlo la última cumbre UE-Celac de Santiago de Chile.

2 - América Latina se viene caracterizando por un notable viraje a la izquierda. Tomando en cuenta las diferencias entre cada país, ¿cuál es su opinión sobre los gobiernos de izquierda en la región?

Lo más importante, desde mi punto de vista, es que la democracia se haya enraizado de manera clara en la región y que la página del aventurismo político y de los ‘pronunciamientos’, que generan inestabilidad y violencia, se haya finalmente cerrado. Hoy se accede al poder por las urnas, tras una campaña y un debate de sociedad. También considero muy importante que América Latina haya cerrado la página de las políticas de ajustes estructurales negativos y que sus gobiernos estén cada vez más atentos a que el crecimiento económico venga acompañado de progreso social. Los frutos del crecimiento comienzan a distribuirse mejor entre todos los componentes de la sociedad, incluyendo las poblaciones indígenas. Solo puedo congratularme por ello.

3 - La Venezuela de Hugo Chávez es uno de los regímenes más criticados. ¿Hay, a pesar de las diferencias, afinidades entre ‘el socialismo del siglo XXI’ y el socialismo europeo?

Llevamos a cabo combates comunes, como la lucha en contra de las dictaduras militares de Argentina y Chile. Pero las sensibilidades de izquierda en América Latina, a la imagen de este continente tan diverso, son muy variadas. En el caso de Venezuela, confirmo que el presidente Chávez goza de una legitimidad democrática incontestable y que el acceso de la población a la salud, la educación y a un alojamiento decente ha progresado. Eso no quiere decir que estemos de acuerdo en todo. Venezuela tiene tradiciones políticas diferentes a las de Europa, relacionadas con su propia historia.

4 - Fue usted un gran crítico del régimen cubano cuando era primer ministro con Mitterrand. ¿Cómo ve usted a Cuba hoy?

Siempre he sido crítico con respecto a los regímenes que no respetan los derechos humanos, sea que estemos en el poder o en la oposición. Pero estoy dispuesto a reconocer las evoluciones. Cuba evoluciona. Liberó a presos políticos: algunos viven en el extranjero, otros decidieron continuar su combate in situ. Se han puesto en marcha reformas: los cubanos pueden viajar más al extranjero y viceversa, y ya hay un sector privado considerable. Debemos tomar nota de estos cambios, fomentar su consolidación y ampliación, pero al mismo tiempo, mantenernos muy atentos a la situación de las libertades públicas, que sigue siendo insatisfactoria. Es lo que estamos haciendo al mantener un diálogo político que incluye el tema de los derechos humanos, haciendo comercio, desarrollando nuestra cooperación con los universitarios, los intelectuales.

5 - La asociación económica entre las empresas francesas y los países latinoamericanos es muy importante. ¿Considera usted que la asociación política se encuentra a la misma altura?

Nuestra asociación económica es densa, y los intercambios comerciales, así como las inversiones, han aumentado. Sin embargo, podemos y debemos hacer aún más. En particular, proponiendo a América Latina los conocimientos y la experiencia de las empresas francesas que corresponden a las necesidades de su desarrollo. Me refiero en particular a los transportes, las infraestructuras, las comunicaciones, la energía. Sucede lo mismo con la asociación política. Nos consultamos mucho sobre temas globales como el clima o la lucha contra el terrorismo. Los años durante los cuales Colombia ocupaba un escaño en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pusieron de manifiesto que trabajamos juntos con facilidad. Deseo que lo hagamos más ampliamente. Es una de las razones de mi presencia en Colombia hoy. Queremos desarrollar nuestra asociación en todos los ámbitos: tanto en Colombia como en toda América Latina, Francia quiere ser un socio de primera línea.

6 - Visita usted una región en donde la desigualdad es la característica principal y en donde los niveles de imposición fiscal son extremadamente bajos. ¿Cuál es su opinión a este respecto?

Efectivamente, América Latina es una zona de fuertes desigualdades sociales y regionales. Pero hay también una tendencia neta a la reducción de la pobreza y al aumento de las clases medias. En el año 2009 se consideraba que 180 millones de latinoamericanos pertenecían a estas. Serán 250 millones en 2020. Es un cambio de fondo.

7 - El Gobierno colombiano se muestra muy firme frente al terrorismo. ¿Qué piensa usted de la guerrilla de las Farc?

Esperamos el éxito de las negociaciones en curso, acontecimiento histórico para un país que sufre las consecuencias políticas, humanitarias y sociales de un conflicto cincuentenario.

8 - ¿Cuál podría ser el apoyo de Francia en un escenario de paz entre el Gobierno y las Farc? Los gobiernos franceses anteriores habían hablado de un apoyo a la desmovilización de los guerrilleros...

Francia ya apoya a las autoridades colombianas en su búsqueda de la paz y la reconciliación nacional. Es el sentido de nuestro apoyo a la puesta en marcha de la ley sobre la reparación que se debe a las víctimas y la restitución de las tierras, así como de nuestro apoyo al Centro de la Memoria Histórica. Tenemos confianza en Colombia. Francia está a disposición del Gobierno colombiano para apoyarlo en la búsqueda de una paz justa y definitiva en Colombia.

publié le 27/02/2013

haut de la page