Entrevista con el Embajador Jean-Marc Laforêt (El Espectador, 8 de octubre)

"Francia ofrece ayuda para el tema agrario": El país europeo, potencia agrícola mundial, ofrece su experiencia para mejorar procesos como el de titulación de tierras.

Por: Élber Gutiérrez Roa, Karen Viviana Rodríguez

JPEG - 31.6 KB
“El crecimiento de Colombia es impresionante porque es estable, a diferencia de algunos países que tienen más dificultades”, asegura el embajador Jean-Marc Laforêt. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Hace un año, cuando asumió como jefe de la diplomacia francesa en Colombia, Jean-Marc Laforêt dijo que este era un país con muchas oportunidades. Desde entonces inició una correría que lo ha llevado a las zonas más afectadas por la violencia (acaba de visitar Buenaventura) y también aquellas que ofrecen mejores condiciones para los inversionistas del país europeo interesados en Colombia.

Sobre todos estos asuntos habló con El Espectador.

Hablando específicamente de empresas, ¿qué tanto se ha dinamizado esa presencia francesa en Colombia en los últimos años?

Hay varios indicadores que permiten medirlo. Aquí tenemos más de 120 filiales de empresas francesas, pero si añadimos a eso el número de compañías que fueron creadas por franceses y que no son filiales, no debemos estar muy lejos de 200. Solamente para hablar de los últimos meses desde mi llegada, porque sólo llevo un año en el país.

Participé en la inauguración de la planta de vidrio andino de Saint-Gobain en Soacha, que es una inversión de la cual salen US$220 millones; después la compañía de seguros AXA compró Colpatria Seguros por US$350 millones, y hace poco la petrolera Perenco adquirió una parte de los activos de Petrobras por US$380 millones. Un poco antes hubo inversiones importantes de Sanofi, que compró Genfar, por ejemplo. Francia es el primer empleador extranjero, con 80.000 empleos directos y 200.000 indirectos generados.

Ha crecido el interés en Colombia. Hoy las empresas francesas están en todos los sectores...

Siempre se puede mejorar. Ahora, por ejemplo, Colombia está haciendo un esfuerzo muy grande en materia de infraestructura y en ese ámbito tenemos varias empresas que podrían aportar. Hay un interés en los procesos de licitación de las autopistas. Creo que aquí todavía hay mucho espacio y no solamente para empresas francesas.

El metro de París había anunciado su interés en casos como el de Bogotá...

Bueno, en materia de transporte público es sabido que tenemos experiencia. En Medellín, una firma francesa está construyendo el primer tranvía de Colombia. Hay dos nuevos metrocables que están también en obras . Es claro que el proyecto del metro en Bogotá suscita mucho el interés de empresas francesas y de todo el mundo.

¿Por qué se tiene la sensación de que las alianzas son más dinámicas con Antioquia que con Bogotá?

Tal vez es más fácil identificar las cosas en una ciudad como Medellín o en Antioquia. Hay más dificultades acá, en Bogotá, para construir las ofertas. Hablando del metro, por ejemplo, hay uno desde hace años en la capital antioqueña y desde hace 40 años se habla de hacer uno en Bogotá. No es sólo problema de las empresas extranjeras, es también una responsabilidad local.

Además, me da la impresión de que ellos (los antioqueños) trabajan mucho los proyectos, hay una alianza fuerte entre todos los empresarios, la sociedad civil, las universidades. Tienen un plan de desarrollo claro. Tomemos un ejemplo: hay varios proyectos de metrocable aquí y ya hicieron tres en Medellín, estamos haciendo dos más y hay una propuesta para un sexto. Aquí (en Bogotá) estamos esperando la primera licitación.

¿En la capital del país parece un poco más difuso el asunto?

Por lo menos en materia de infraestructuras. Uno no diría lo mismo en materia social o cultural, pero, de verdad, en materia de transporte urbano, me da la impresión de que hay más organización en Medellín que en Bogotá. Es necesario que algunos proyectos, como el metro, sean un esfuerzo colectivo, no puede ser solamente la Alcaldía la que lo financia.

No basta con las buenas relaciones del alcalde de Bogotá con Francia...

Tenemos buenas relaciones con todos en Colombia. Pero es verdad: vi en la prensa que él participó en un almuerzo con la alcaldesa de París y otros alcaldes de grandes ciudades del mundo, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Pero con él y con otros alcaldes queremos desarrollar más cooperaciones concretas. Creo que grandes ciudades como París o Bogotá tienen muchos desafíos comunes.

Usted estuvo recientemente en Antioquia. Casualmente, fue a apoyar proyectos sobre educación...

Fui para firmar un empréstito de la Agencia Francesa de Desarrollo con la Gobernación de Antioquia por US$70 millones para financiar un proyecto de desarrollo del departamento, y dentro de ese plan la prioridad del gobernador es la educación. Pero yo entendí que también es una de las tres prioridades del presidente Santos para su segundo mandato; creo que es algo muy importante. Es verdad que la Agencia Francesa de Desarrollo hizo un esfuerzo grande en Medellín y en Antioquia, tal vez porque los proyectos estaban más maduros, pero no queremos hacer esa exclusividad, queremos hacer lo mismo con Bogotá, Cali, Barranquilla, Bucaramanga. Hay muchas ciudades en Colombia muy grandes, como Cali, en donde podemos trabajar como lo hicimos en Medellín. Pero en la vida siempre hay cosas que pueden ir un poco más rápido que otras.

¿Recuerda un proyecto específico que le gustaría apoyar en Cali o Barranquilla?

Eso depende de las mismas ciudades. Es importante partir de los pedidos de las urbes, de las necesidades, y no al contrario. Hay propuestas más o menos maduras que se concretan en poco tiempo y otras que pueden demorar más tiempo.

Una parte importante del desarrollo de Colombia está en esas ciudades; otra parte está en el desarrollo rural, que es uno de los temas en desarrollo en los diálogos de La Habana.
De manera más general, cabe destacar que el crecimiento actual de Colombia es impresionante porque es estable, a diferencia de algunos países que tienen más dificultades.

Usted se ha referido varias veces a la idea de que su país contribuya con Colombia en el desarrollo del tema agrario, a propósito de los acuerdos entre el Gobierno y las Farc en Cuba. ¿Por qué les interesa el tema agrario en Colombia?

Porque la cooperación francesa puede servirle más al país. En titulación de tierras tenemos una experiencia importante, así como en educación agraria, para que los jóvenes se queden en el campo y tengan oportunidades. Tenemos grandes centros de investigación agrícola en Francia, que creo es una de las mayores potencias agrícolas del mundo. Esa experiencia la podemos compartir con Colombia en favor del desarrollo rural.

¿Cuál cree que sea el error para que en este país no funcionen temas como el de restitución de tierras?

Como nosotros tenemos un sistema que funciona muy bien, tal vez podemos ayudarlos a adaptarlo. No digo transferir; ese sistema y su paso debe pasar por medidas muy técnicas. Por ejemplo, hay que tener escuelas o universidades para la formación de los geómetras o de los notarios y para la elaboración de las actas.

Francia se caracterizó durante mucho tiempo por tener muchas explotaciones agrícolas. No hay un centímetro de tierra que no tenga dueño con todos los papeles. Esa organización y experiencia puede ser útil aquí.

¿Qué puede estar fallando en este momento en Colombia en materia de titulación de tierras?

Tal vez nunca salió muy bien desde el inicio. Desde la Independencia hubo una manera de conquistar la tierra, de ser dueño de la tierra de una forma que no fue muy transparente. Es un poco la herencia de eso.

¿Y por qué crece la idea de que se habla ahora un poco más de Colombia en Francia?

Por varias razones. La primera es que poco a poco Colombia se está transformando, creciendo y organizándose; eso también es más conocido afuera. Con los medios de comunicación es más fácil tener información, y eso puede funcionar en los dos sentidos.

Pero lo más importante son los intercambios directos entre las personas. Es por eso que estamos trabajando para que vengan más franceses a Colombia como turistas, empresarios y estudiantes, y viceversa. Es verdad que esto todavía es un poco asimétrico. Hay muchos más colombianos que estudian en Francia que franceses aquí, pero nuestro objetivo es equilibrar poco a poco las cosas porque hay muchas oportunidades aquí para franceses, que van desde trabajar o estudiar hasta conocer el país.

Fuente: sitio web del diario El Espectador

El Tuit de la Embajada:


"Francia ofrece ayuda para el tema agrario": entrevista del Emb J.M Laforêt en @elespectador http://t.co/7E2G9nFQrG pic.twitter.com/D2cjiJDmK1

— Francia en Colombia (@France_Colombia) 8 Octobre 2014

publié le 24/11/2014

haut de la page