Entrevista con Fabrice Richy

JPEG - 17.1 KB

FRESCO entrevistó a Fabrice Richy, Director de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) en Colombia.
Hasta ahora, ésta disponía de dos agencias en América Latina: en México y en Brasil. Especialmente para FRESCO el Director explica las razones que motivaron a la AFD para abrir una agencia en Colombia, las misiones que le fueron encomendadas y el impacto que estas pueden tener en el país.

Buenas días Señor Richy ¿Qué es la AFD?

JPEG - 20.6 KB

Buenos días. El Grupo de la Agencia Francesa de Desarrollo abarca principalmente a la AFD, PROPARCO, su filial a cargo del financiamiento al sector privado, y el Fondo Francés para el Medio Ambiente Mundial (FFEM) gestionado por la AFD.

La AFD es un establecimiento público, de carácter industrial y comercial y una institución financiera. Su misión es aplicar la política de ayuda al desarrollo de Francia, ya sea a través de donaciones o de préstamos, según el país y su situación económica. PROPARCO financia al sector privado a través de préstamos según las condiciones del mercado. El FFEM financia las subvenciones de los proyectos medioambientales.

¿Cuáles son las razones que impulsan a la AFD a instalarse en Colombia?

Hasta ahora, la AFD tenía muy poca presencia en los países latinoamericanos. Sólo existían agencias en el Caribe, además de los departamentos de ultra mar (Martinica, Guadalupe y la Guyana), en Haití y en República Dominicana. La AFD interviene también a través de las agencias presentes en los departamentos de ultra mar, en los países limítrofes, para financiar proyectos de cooperación regional (Surinam, Guyana, Estados del Caribe).

Francia, por intermedio de la AFD y de su filial PROPARCO, decidió desde hace 5 o 6 años extender rápidamente su acción de ayuda al desarrollo en beneficio de los países llamados generalmente intermediarios. La particularidad de esta evolución es de hacerlo a través de préstamos a bajo interés, eventualmente condonados pero no sistemáticamente. Esta política permite igualmente focalizar las donaciones en los países más pobres situados principalmente en África sub-Sahariana. Se trata entonces de participar, en un contexto de crisis financiera internacional, en la recuperación económica con una visión contracíclica.

Desde hace 2 o 3 años, la AFD aumentó entonces su presencia, y creó nuevas agencias en algunos países de la región como Brasil, México y Colombia, así como también una oficina en Surinam desde hace algunas semanas. Estas aperturas son una ampliación importante de lo que se ha denominado como ámbito geográfico de la AFD. Es también el caso de Asia (Indonesia, China,…), como del Medio Oriente o Asia central (Pakistán, India,…).
PROPARCO y el FFEM tienen la posibilidad de accionar en el conjunto de los países de América Latina y el Caribe. Lo mismo sucede con las ONG financiadas por la AFD, que son subvenciones a través de la Facilidad de Innovación Sectorial para las ONG (FISONG).
.

JPEG - 20.1 KB

La AFD abrió una agencia en Brasilia en noviembre de 2007 y una en Mexico Ciudad en 2009. En Brasil a título de su mandato en los países emergentes, para finanzar proyectos de crecimiento ecológico y solidario.

¿Cuáles son los instrumentos financieros que dispone la AFD en Colombia?

En Colombia, nuestros financiamientos constituyen casi exclusivamente préstamos que pueden ser otorgados al Estado, a las colectividades territoriales (municipios, departamentos...) y a las empresas públicas o incluso a entes financieros en el marco de políticas públicas. Una filial de la AFD, PROPARCO está a cargo del financiamiento (préstamos y capital de riesgo) del sector privado. Los financiamientos de la AFD pueden comprender acciones de apoyo y estudios financiados por subvenciones. En cambio, el FFEM interviene exclusivamente en subvenciones para apoyar proyectos medioambientales.

¿Siente usted que hay una demanda de Colombia por el tipo de acciones que ustedes plantean?

Los financiamientos de la AFD tienen como objetivo responder a la demanda de financiación en un contexto de crisis financiera internacional, teniendo en cuenta las preocupaciones sobre el medio ambiente y la solidaridad de nuestros socios. Los primeros contactos con Colombia muestran que existe un verdadero interés por parte del país en esta oferta financiera propuesta por una institución bilateral francesa, comparada con las ofertas de otras instituciones financieras internacionales y regionales con las cuales nosotros tenemos relación de socios.

¿Qué diferenciará los proyectos de la AFD en Colombia respecto a los otros que financia en otros países?

El eje colectividades locales es el foco estratégico principal de nuestra acción en Colombia. En este sentido, nuestra intervención en Colombia es, sin duda singular. Efectivamente no es tan común como se cree que países de ingresos medios tengan este nivel de solidaridad y autonomía en las colectividades locales. En efecto, en muchos países, éstas no disponen ni de los medios, ni de la capacidad, ni de la autonomía para gerenciar ellas mismas sus propios negocios. Al respecto, podemos constatar que en Francia, la verdadera descentralización, la que permitió a los alcaldes definir libremente su gestión y sus inversiones en todos los ámbitos de la vida local no data de más de 30 años.

En Colombia, la descentralización no es una novedad, es antigua y arraigada. Y aún cuando los márgenes de progresión existen, en particular, no hay descentralización sin control, ella está fundamentalmente integrada al sistema político e institucional colombiano. Es una oportunidad y un desafío!
.

JPEG - 23.6 KB
Siège de l’AFD à Paris

Las 68 representaciones de que dispone en el extranjero y sus 1.629 agentes permiten a la AFD intervenir en más de 60 países. Los compromisos financieros de la AFD en dichos países representaron 2.500 millones de euros en 2005.

¿Cuál es la magnitud de los fondos que le confió la AFD para Colombia?

No hay realmente un sobre llamado Colombia. Nosotros tenemos la capacidad de financiar con o sin la garantía del Estado colombiano, proyectos que asciendan a varias decenas de millones de euros.

No se trata de fondos provenientes del Estado francés. La AFD pide préstamos en el mercado internacional y a su vez presta a los Estados en condiciones favorables. De hecho, gracias a la excelente calificación de la AFD en el mercado internacional, como establecimiento público, podemos hacer préstamos con tasas privilegiadas.


¿Qué le puede aportar la AFD a Colombia? ¿Cuál será su impacto en las poblaciones locales?

El mandato que nos ha sido fijado por el Estado francés es claro y preciso: financiar exclusivamente proyectos de desarrollo que contribuyan a la recuperación verde (sostenible) y solidaria (social). Se trata de financiar proyectos que contribuyan al crecimiento económico en términos de inversión y empleo, buscando la reducción de la degradación del medio ambiente o las recurrencias importantes en materia de consumo de energía, contaminación o exclusión social.

Más claramente, teniendo en cuenta la solidaridad y la calidad de numerosas instituciones y sociedades públicas colombianas, ya sea a nivel nacional, del Estado y de las empresas públicas, o a nivel local, las comunidades, los departamentos, o las empresas públicas locales,…; la AFD definió concentrar sus intervenciones en la financiación de ciudades y de infraestructuras urbanas. Se trata sobre todo del transporte colectivo, del saneamiento, de la rehabilitación de los barrios, de la integración urbana y más globalmente de todo proyecto que pretenda una gestión durable y socialmente equilibrada de las ciudades y los suburbios colombianos.

La AFD podría también intervenir a través de financiación de bancos o de establecimientos financieros, siempre y cuando exista la demanda, para financiamientos que contribuyan a recuperación verde y solidaria.


¿Puede la crisis económica mundial convertirse en freno para sus actividades?

La acción de la AFD como entidad pública es justamente situarse en la dinámica contracíclica. En el momento en que las empresas privadas duden en invertir a causa de la incertidumbre, nosotros podemos y debemos, gracias a nuestro estatus y es nuestra misión, suplir las falencias de la inversión privada pero según orientaciones perennes, sostenibles, para así preparar otros desarrollos.

¿Cuál ha sido su carrera personal?

Tengo una formación doble, en urbanismo y en ciencia política. Después de haber sido Director General de una colectividad local en Francia (en la región parisina más precisamente), trabajé como urbanista en numerosos proyectos en Francia y a nivel internacional, por ejemplo para el Banco Mundial. Después de haber entrado a la AFD en 1995 como experto urbano, fui Director General de diversas filiales inmobiliarias de vivienda social del Grupo AFD en Nueva Caledonia y en Martinica. Antes de ser nombrado para Colombia, era Director en Laos.

¿Un último mensaje?

Si, y si me permite, más específicamente hacia la comunidad de negocios de Francia en Colombia, que sé muy bien, son particularmente atentos hacia nuestra acción. Quiero decirles que aunque nuestra financiación no puede y no debe estar directamente ligada a la actividad exportadora de nuestro país, existen otras herramientas para esto. Y como se dice, hay que ser recursivo e ingenioso. La AFD está atenta para valorar el savoir faire francés a través de los proyectos que financia. Es por eso que trabajamos aquí en estrecha colaboración con la Misión Económica, la cual nos alberga hoy en día. El mandato que nos ha sido encomendado por las autoridades francesas corresponde a muchos campos de conocimiento desarrollado por las empresas francesas en general y Colombia en particular. Los proyectos que ayudaremos a en su financiar serán también la oportunidad para muchas empresas de presentar ofertas para los distintos operadores y contratistas en su debido momento.

Entrevista realizada por Adrien Majourel (adrien.majourel@diplomatie.gouv.fr)

JPEG - 20.6 KB

Mayores informes sobre la AFD:
www.afd.fr

publié le 01/02/2010

haut de la page