- El Señor Bringuier, Vice-Rector del Liceo Francés de Bogotá

JPEG - 19.7 KB

El Señor Bringuier, Vice-Rector del Liceo Francés de Bogotá ha sido enviado a una misión en Haití por la Agencia para la Enseñanza del Francés en el Extranjero (AEFE) después del terrible sismo que golpeó al país el pasado enero.

De regreso en Colombia, nos explica la naturaleza de su misión y describe las impresiones que le dejó un país, que según él se demorará “entre 10 y 20 años para regresar a una situación “normal””.

¿Señor Bringuier, puede usted describir la naturaleza de su misión en Puerto Principe?

La naturaleza de mi misión era relativamente simple. Después del temblor del 12 de enero de 2010, algunos miembros del equipo directivo del Liceo Francés Alexandre Dumas (LAD) en Puerto Príncipe se quedaron para comenzar a hacer un balance del temblor pero la Embajada de Francia se aseguró rápidamente de que todos los franceses residentes y expatriados fueran llevados a Francia.

Como el Embajador de Francia en Haití, el Señor Didier Le Bret propuso la reapertura del Liceo el 1ero de marzo, la sede diplomática pidió a la AEFE la venida de un equipo transitorio. Dos personas fueron entonces enviadas en una misión especial para hacer el empalme mientras el equipo permanente puede regresar. Creo que era importante mostrar que había solidaridad por parte de la red AEFE. Evidentemente no pudimos arreglarlo todo pero debíamos estar atentos.
.

JPEG - 106.6 KB


.

¿Con quién fue usted?

Con Patrick Ténèze, el jefe del servicio de comunicación y de eventos de la AEFE, quien tuvo durante su carrera 4 puestos de Rector. Nuestra misión consistía principalmente en hacerse cargo de la gestión de crisis, para luego ayudar a las personas que se quedaron y asegurarse de que el personal local del Liceo sintiera la solidaridad de la AEFE de manera concreta.

La operación consistía en favorecer la puesta en marcha del Liceo hacia su reapertura, siendo un apoyo para los agentes, quienes estaban a menudo desesperados, con situaciones personales y familiares muy graves.

¿Cuanto tiempo duró su misión?

18 días. Partí el 2 de febrero y regresé el 20.

Concretamente ¿qué hizo en Puerto Príncipe?

JPEG - 53.9 KB

Trabajamos en coordinación con los servicios culturales y de cooperación de la Embajada (el Señor Sauval y la Señora Roques), con el personal local y también con la Asociación de Gestión del Liceo (APE). Por ejemplo, tuvimos que entregar carpas ya que algunos empleados y profesores tenían su casa totalmente destruida o fisurada. La secretaria del Liceo seguía durmiendo en su carro. Estas son situaciones muy particulares.

Asimismo fuimos a visitar las escuelas asociadas al Liceo Alexandre Dumas, las cuales decidieron trabajar según el sistema francés con profesores haitianos. Son excelentes escuelas, con una taza de éxito de aproximadamente 90% en el Bac. Algunas de ellas fueron gravemente afectadas por el sismo.

Nuestro objetivo era entonces estrechar los lazos de la comunidad educativa en un sentido amplio con estas escuelas asociadas.

¿Puede usted describir la situación en la que encontró a Haití?
.

JPEG - 40.4 KB

Habiendo sido profesor de historia y geografía, sabia que la situación en Haití era ya complicada antes del sismo. Es un país con una fuerte densidad poblacional con 9 millones de habitantes en 27OOO km2, con una fuerte deforestación, el suelo no resiste las lluvias… Además, Puerto Príncipe es una ciudad que estaba prevista para 500 000 habitantes y que ahora tiene 2 millones. No hay ningún plan de urbanismo, lo cual exponía la ciudad a graves consecuencias en caso del menor problema.

Llegando a Puerto Príncipe, tuve la sensación de estar frente a una ciudad bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque algunos barrios de Puerto Príncipe quedaron intactos, la ciudad sufrió enormemente.

JPEG - 38.5 KB

A 200 metros de distancia, algunos lugares quedaron bastante preservados y otros tienen almacenes, supermercados y hoteles que fueron despedazados como milhojas.

Hoy en día, la mayoría de los hospitales están destruidos, el centro de impuestos es una montaña de piedras, el servicio de correo ya no existe, el Ministerio de Justicia y el de Economía se cayeron. Todo está por reconstruir.

Aunque la ayuda a corto plazo se ponga en marcha, toca pensar en la ayuda a mediano y largo plazo, en la formación de los jóvenes puesto que habrá trabajo en varios campos para dar un nuevo impulso al país.

La angustia de la población debe ser enorme…

Efectivamente muchas cosas se conjugan al mismo tiempo. Ciertas personas están como en shock. Tres semanas después del temblor y a pesar de toda la ayuda internacional, lo más difícil era la logística para poner en marcha esta ayuda. Muchas ONG estuvieron presentes sin estar necesariamente coordinadas y muchas personas no tenían nada con que vivir. Aún si la gente es paciente, la época de lluvia llega, faltan carpas, necesitaríamos al menos 300 000 y sólo hay 40 000 instaladas. Había cubiertas de lona, la gente dormía debajo de telas, la promiscuidad era atroz, en frente del palacio presidencial en un lugar que se llama el “champ de mars” había aproximadamente 15 000 personas en un espacio muy reducido.
.

JPEG - 97.5 KB


.

¿Cuál es el balance de esta catástrofe para el LAD?

En el momento del sismo, no había sino 22 alumnos en el Liceo, los miembros de la dirección y algunos profesores. Aunque no hubo ningún herido dentro del Liceo, de 711 alumnos, el Liceo lamenta la muerte de 6 alumnos, 5 de primaria y 1 de secundaria. Estos alumnos murieron en sus casas. Un profesor francés de matemáticas, el señor Larbi Lafki también murió en su hotel.

¿La infraestructura del Liceo está destruida?

JPEG - 38.4 KB

El Liceo resistió porque está construido con una estructura ligera con un sistema de sala única en forma de hexágono, un armazón de madera y techos de chapa. El único edificio que sufrió daños y que no todavía no está siendo utilizado fue un edificio de dos pisos. En el barrio, muchas casas se cayeron, sobre todo la residencia del Embajador situada a 1km de distancia del LAD.

El hecho de que el Liceo esté intacto permitió a una estructura del ESCRIM (Elemento de seguridad civil rápido de intervención médica, un hospital de campaña) instalarse durante un poco más de un mes, para socorrer centenares de personas e incluso atender un parto en el Liceo!

Fue este lugar el que visitó el Presidente Sarkozy el 17 de febrero. Habló con algunos alumnos que le ofrecieron dibujos. Emocionalmente fue un momento muy importante, también en presencia de la Señora Descôtes, Directora de la AEFE.
.

JPEG - 81.3 KB


.

¿Qué hay de la Embajada?

La casa que alberga la Embajada en pleno centro de Puerto Príncipe parece haber resistido pero en realidad es inutilizable. La mayoría de los servicios de la Embajada están alojados en los edificios del SCAC.

¿A pesar de todo el Liceo funciona?

JPEG - 32.7 KB

Si, funciona desde el 1ero de marzo. Ya había comenzado a funcionar de manera reducida a partir del 5 de febrero recibiendo alumnos, abriendo la biblioteca y poniendo en marcha una plataforma de enseñanza a distancia manejada desde Francia. Es una iniciativa excepcional puesto que reconstituimos las clases del LAD con sus profesores. Desde donde estuvieran en el mundo, los alumnos podían conectarse y continuar sus clases, hacer tareas con sus verdaderos profesores que estaban en Francia o en Haití.

Queríamos mostrar que aun cerrado, el Liceo podía continuar con su funcionamiento de manera razonable. El 1ero de marzo, el equipo regreso, procediendo así a la reapertura oficial con un equipo de apoyo sicológico venido desde Martinica.

¿Incluso en este contexto particular, la situación en el Liceo regresó a la normalidad?

Vamos hacia la normalización de la situación aunque la mitad de los alumnos no han llegado aún. Algunos no regresaran sino hasta la entrada en septiembre. Los últimos datos que me han sido comunicados indican que a su reapertura estuvieron presentes un poco más de 250 alumnos.

¿Cuáles son los proyectos en desarrollo?

La AEFE desempeñó un papel de solidaridad mundial ejemplar gracias a una red de 460 liceos franceses en 134 países. Todos los establecimientos participaron organizando acciones de solidaridad para ayudar no solamente al LAD sinon también a sus escuelas socias.

Por ejemplo, el Liceo de Singapur decidió construir un muro en el cual cada alumno podía participar comprando un ladrillo.

En Bogotá tenemos 4 proyectos. Con la misma idea que el Liceo de Singapur, queremos hacer un mapa de Haití con granos de café. Cada familia podrá comprar dos granos de café, uno que guardaran en recuerdo de su solidaridad y el otro servirá para construir el mapa. El dinero será enviado al LAD. Asimismo, queremos invitar a un escritor haitiano pues aparte de la ayuda que podemos aportarles, toca considerar lo que podemos aprender. Vamos a organizar un evento deportivo en el Liceo en el cual cada alumno podrá parar en ciertas etapas y depositar un billete. Esta acción será en beneficio de las escuelas asociadas. Finalmente, el 11 de marzo haremos un concierto de música con los talentos del Liceo de Bogotá, el director de la escuela primaria y el coro de los padres de alumnos.

La ayuda se organiza de esta manera en el mundo entero.
.

JPEG - 37.9 KB


.

¿En Bogotá, disponen ustedes de una unidad de crisis en caso de un temblor?

Tenemos una unidad de vigilia. Teniendo en cuenta lo que pasó en Haití y en Chile, toca estar más atentos y saber sacar enseñanzas de esto.

Tenemos que reactivar todas las medidas de precaución. En Bogotá, los servicios de la Embajada de Francia envían regularmente a los residentes franceses correos sobre las medidas a tomar en caso de crisis.

En el Liceo de Bogotá, una parte de los edificios es moderna y por lo tanto construida según las normas antisísmicas. Como la otra parte data de 1948, estamos desde hace dos años en una fase importante de trabajos antisísmicos para reforzar la estructura del edificio que no estaba suficientemente protegida.

¿Qué aprendió de esta experiencia?

JPEG - 46.9 KB

Es muy difícil ir allá durante 18 días y volver a partir. Trabajamos en condiciones que no eran simples, comimos raciones militares, dormimos en catres pero esto no fue traumatizante.

Lo que fue realmente difícil, fue haber creado vínculos y haber visto gente que se comprometió, que dio todo lo que podía, para luego decirles adiós y volver a Bogotá mientras ellos siguen allá. Sicológicamente, uno no vuelve intacto de este tipo de experiencias. Jamás había vivido esto en mi vida.

Si queremos aportar ayuda de diversas formas, debe hacerse en coordinación con los haitianos y con los sistemas de control para evaluar a donde va realmente esta ayuda internacional.

Entrevista realizada por Adrien Majourel (adrien.majourel@diplomatie.gouv.fr)
Fotos: R. Bringuier

JPEG - 93.3 KB

publié le 30/03/2010

haut de la page