El Consejo de Seguridad establece misión política para Colombia

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó hoy por unanimidad una resolución en la que establece una misión política para verificar el alto el fuego y la dejación de armas en Colombia.

La Misión, que tendrá un mandato de 12 meses, estará integrada por observadores internacionales desarmados y formará parte del mecanismo tripartito que vigilará y verificará el cese del fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, así como el proceso de desarme.

Según el texto, la Misión empezará sus actividades tras la firma del Acuerdo Final de Paz por el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP).

La resolución solicita al Secretario General de la ONU que presente a la mayor brevedad posible sus recomendaciones sobre el tamaño y operaciones de la Misión.

Asimismo, señala que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) será contribuyente de la Misión y contempla la posibilidad de prorrogar su mandato si así lo solicitaran el gobierno colombiano y las FARC-EP.

El Consejo de Seguridad subrayó su compromiso con el proceso de paz de Colombia y reconoció el papel fundamental de Cuba y Noruega como garantes, y de Chile y Venezuela como países acompañantes de ese proceso.

El embajador ante la ONU de Venezuela, Rafael Ramírez Carreño, aseveró que la resolución constituye un claro respaldo al proceso de paz de Colombia y afirmó que su país siempre ha apoyado a la nación vecina.

“El pueblo y el gobierno de Venezuela han ayudado y contribuido continuamente con el proceso de paz y han abierto sus puertas, sus brazos, a quienes se han visto forzados a huir de la violencia y amenazas a su integridad personal. Más de cinco millones de hermanos colombianos, entre ellos migrantes regulares e irregulares, y refugiados, viven en Venezuela”, dijo Ramírez Carreño.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, cuyo país ocupa este mes la presidencia del Consejo, destacó la determinación del gobierno colombiano y las FARC-EP para alcanzar la paz.

“Esta actitud se ha reflejado claramente en el texto aprobado, que reconoce la clara apropiación nacional de la implementación del acuerdo y al establecer una misión política con observadores no armados, lo que dice mucho de la madurez política e institucional del país”, dijo Nin Novoa.

La firma del Acuerdo de Paz para Colombia está programada el 23 de marzo próximo.

Fuente: http://www.un.org/spanish/News/story.asp?newsID=34302#.VqeOzvnhDIV Naciones Unidas

publié le 26/01/2016

haut de la page