#COP21 El Acuerdo de París en cuatro puntos clave, un avance histórico para el clima (21 de Enero de 2016)

El proyecto de acuerdo es diferenciado, justo, duradero, dinámico, equilibrado y jurídicamente vinculante».

Laurent Fabius, Presidente de la COP21

Justo y diferenciado

Frente al desafío que supone el clima, el acuerdo reconoce una responsabilidad compartida pero diferenciada de los Estados, en función de las capacidades respectivas y de los contextos nacionales diferentes. Toma en consideración, en concreto, el nivel de desarrollo y las necesidades específicas de los países especialmente vulnerables. Además de los compromisos financieros, los países industrializados deberán facilitar las transferencias de tecnología y, de forma más amplia, la adaptación a una economía descarbonizada.

En cuestión de transparencia, se crea también un sistema que permite seguir los compromisos nacionales, con cierta flexibilidad para los países en vías de desarrollo, con el objetivo de realizar un seguimiento de los esfuerzos de cada uno.

Duradero y dinámico

El acuerdo tiene como objetivo contener el aumento de la temperatura media muy por debajo de los 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales y continuar con las actuaciones llevadas a cabo para limitar el aumento de la temperatura a 1,5°.

Para ello, el Acuerdo de París prevé que cada país revise cada cinco años sus compromisos, para disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Cada nueva contribución determinada a nivel nacional deberá incluir una mejora con respecto a la anterior.

Las Partes se han comprometido a alcanzar un tope de emisiones mundiales de gases de efecto invernadero lo antes posible, para alcanzar un equilibrio entre las emisiones y las compensaciones de estas en la segunda mitad del siglo. Los Estados también deben aumentar sus esfuerzos de mitigación y de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Universal y jurídicamente vinculante

Los 195 Estados Partes en la negociación se han comprometido a formular estrategias de desarrollo bajas en emisiones de gases de efecto invernadero a largo plazo. Es la primera vez que se logra un acuerdo universal sobre lucha contra el cambio climático.

Se aplicarán algunas normas jurídicamente vinculantes a los Estados partes, como la obligación para los países desarrollados de prestar una ayuda económica a los países en vías de desarrollo para la aplicación del acuerdo.

¿Y después?

Se abrirá el acuerdo a la firma de los Estados el 22 de abril de 2016 en Nueva York, y entrará en vigor en 2020. La decisión de la COP 21 que acompaña al acuerdo fija varias etapas para seguir y preparar su aplicación: nuevo examen de las contribuciones en 2018, movilización de la financiación para alcanzar una base de 100.000 millones de dólares anuales en 2020.

El acuerdo reconoce la acción de los agentes no gubernamentales, que ya están movilizados, como se recoge en el Llamamiento de París (lien), por el que 800 empresas, inversores, ciudades y regiones del mundo se comprometen a sobrepasar el nivel de ambición recogido en el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

publié le 28/01/2016

haut de la page